El mundo necesita que algunos asuman el protagonismo por liberarlo de su decadencia. A los cristianos nos toca un papel insustituible. Nuestras especialidades son: persona, libertad, amor. Y son los ausentes de este mundo hoy: esta es nuestra responsabilidad.