La mediocridad se puede convertir en un estilo de vida, y eso ocurre en nuestro país. Si no me hago violencia por romper las formas en las que me educan, seré mediocre. En qué consiste, y cómo salir. Es preciso ser personas de alma grande, universal. No importa que algo sea difícil, lo que importa es que valga la pena. El burgués mediocre vive con el afán de montárselo bien: y no le da para más.