Creer supone, como primera actitud y obra, instalarme en la confianza profunda. Me sé no solo, cuidado por mi Padre-Amor, querido en cada momento y circunstancia. Esta verdad me sustenta y me envuelve. Por eso, a la afirmación intelectual de lo que creo debe seguir una transformación del corazón, de la emotividad.