La historia de los hombres, y también la vida de cada hombre, tiene el argumento de un Dios que busca al hombre, y el hombre que le rechaza. Dios quiere reunirnos como una gallina a sus polluelos, y nosotros no queremos. Preocupación del cristiano es: que Dios encuentre consuelo en nosotros, cuidar de Dios (el caso de Etty Hilesum).