Veo y juzgo lo que ocurre, con frecuencia, juzgando a Dios. Y en esos juicios se ve que ponemos en tela de juicio que Dios sea tan bueno, o esencialmente bueno. ¿Cómo reacciono ante la desgracia?