Cada uno de estos tres modos nos libera para ser capaces de hacer sitio, de esperar, de desear. Querer vivirlo y concretarse modos concretos en los que también el cuerpo se implique, es buena forma de prepararse para la Navidad.