Necesitamos estar ante la Hostia respetando y reconociendo el realismo. Es más real y vivo de lo que podemos imaginar. Pedir la gracia de ser consciente. Tantos salen de los templos o de las misas como entran. Eso es que no miran: Dios salva en cada ocasión, no es rutinario.