Ayuno, limosna y oración son los tres caminos que nos señala la Iglesia para que consigamos liberar el corazón de manera que así seamos capaces de abrirnos a una realidad superior a nosotros, como es la Resurrección.\nAprenderlo en la vida de Juan Pablo II ayuda a entender que ese es el camino para aprender a mirar de otro modo.