El orgullo es la fe en la idea que Dios tuvo cuando nos creó. Aspirar a realizarla, con independencia de lo que cueste, es la base de la felicidad del hombre: cumplir su destino. Reconocer que soy un don. Agradecerlo y devolver: vivimos para responder a ese don.