En nuestras elecciones sí optamos por el blanco, por el Bien y el estilo de vida del Bueno. Sin embargo, en la realización, puesto que somos ‘concebidos en pecado’, no somos capaces de realizarlo según Dios. Nuestro estado de gracia no es pleno.\nPero esta realización imperfecta no significa mediocridad.