Los cristianos, gracias a esa revelación, conocemos la gran dignidad y valor del cuerpo. Platón había dicho que el cuerpo era la prisión en la que estaba encerrada el alma: los cristianos sabemos que no. Algunas orientaciones para vivir nuestra corporeidad cristianamente: el valor del tacto y de los gestos corporales.