Por un lado, saber ‘quemar la falla’, es decir, dejar atrás lo que hay que ir dejando atrás. Por otro, cuestionarse si estamos en el camino, pues no todos los que andan van por el camino. Por último, cuál es el verdadero camino.