Tener la conciencia de prepararme para servir a la sociedad. No ser cortos, ni burgueses, ni mediocres. Ampliar el corazón para ser capaz de estudiar con corazón cristiano. El estudiante mira al futuro: estudio para servir mejor en el futuro a la sociedad.