La falta de humanidad de las sociedades de occidente son responsabilidad, en parte, de los cristianos. Solo nosotros sabemos la fuerza e intensidad con que se puede amar. Debemos estar dispuestos a sangrar por vivir la caridad en la vida ordinaria. Enfados, quejas y juicios: renunciar a ellos definitivamente.