No supone la muerte un cambio de lugar, sino un cambio de ser. Adoptamos, entonces, el modo de ser de Dios. En las bienaventuranzas se canta la suerte de las “desgracias” porque son ocasiones en las que nos podemos capacitar para esa transformación.