Se proponen tres campos para ejercitarnos en esa nueva manera de vivir resucitados. 1. el bautismo; 2. las quejas; 3. confiar en la fuerza del resucitado. Tomar conciencia durante la pascua de la fuerza del Espíritu: que siempre venza en mí la vida.

Share This