Si no nos amamos, no podemos amar a los demás. Amar el orgullo de un perro es tenerlo en forma, no gordo y fofo. Amar el orgullo de cada criatura y el mío propio. Eso es creer en un proyecto y una voluntad de Dios sobre mí.