Después de experimentar el gozo de vivir con estilo cristiano, la pregunta es siempre: ¿por qué es tan difícil seguir viviendo así en el día a día? La cuestión es saber si es difícil o duro. NO es difícil: es imposible si pretendemos compaginar el estilo cristiano con el mundano. \nHay tres disposiciones imprescindibles para poder vivir y progresar en el gozo de Dios: Radicalizar en la decisión (una atracción dominante), Silencio-oración, Ayuno-entrega.