Si acudimos a Abraham para entender cómo se da el primer acto de fe exigido por Yavhé, vemos que en las palabras de Dios pide: ‘deja tu tierra…’ (separación) y ‘te bendeciré…’ (promesa). Creer es separarse y vivir para la promesa.