No es fácil pedir, saber pedir, pedir bien. Y sin embargo es clave. Dios nos quiere pedigüeños. Vale la pena repasar una serie de características de esta forma indispensable de nuestra relación con Dios.