Occidente nos forma y educa para que seamos rentables, resultones, exitosos. También Cristo pide resultados. Pero una gran mentira de occidente es la dinámica de la eficacia que se nos ha impuesto. Ser cristiano supone romperla, a favor de la dinámica de Cristo que no nos habla de eficacia sino de dar frutos: de fecundidad.