Es fácil convertir el cristianismo en el enemigo primero del cristianismo, pues es fácil que degenere el algo impuro. Y esto ocurre en el momento en el que sustituimos a Cristo por cualquier otra realidad: un ideal, una forma de pensar, el deseo de ser bueno, el afán de ser como un prototipo mental que me he forjado sin darme cuenta…