El Libro del Matrimonio – Entrevista de Conchi Moreno

ENTREVISTA A JOSE PEDRO MANGLANO

\r\n

‘EL LIBRO DEL MATRIMONIO’ (Planeta 2010)

\r\n

MOVIMIENTO FAMILIAR CRISTIANO NACIONAL

\r\n

por Conchi Moreno

\r\n \r\n

¿Qué hace un sacerdote hablando del matrimonio? (Motivos que le han llevado a escribir sobre este asunto)\r\nEsta pregunta me la hacen con frecuencia, y cuando no me la formulan con palabras no me cuesta ver que subyace en todas las entrevistas. Parece que matrimonio y sacerdocio son dos opciones que corren caminos no solo distintos, sino opuestos. Esta es la mentalidad actual. Un sacerdote que habla del matrimonio extraña tanto como un ciego que se presenta como guía turístico. Esta percepción define nuestra mentalidad, nuestra época. ¿Por qué? Porque no siempre se ha entendido así. Por eso resulta muy interesante esta pregunta.

\r\n

Quiero decir: el cristianismo siempre ha propuesto que el ideal de vida es el de la entrega total por amor. Las formas de vivir el amor en plenitud son dos, según ha entendido el pueblo cristiano desde el principio: el matrimonio y el celibato. Y también ha entendido que de algún modo se reclaman, se necesitan. El matrimonio ilumina al celibato, y el celibato ilumina y orienta al matrimonio. Sería un poco largo detenerse a desarrollar el modo en el que lo hacen, pero me parece que cualquiera lo intuye.

\r\n

En la actualidad, sin embargo, esto no se ve. ¿Por qué? Porque el celibato está en crisis, y porque el matrimonio está en crisis. Los momentos de la historia en los que no se ha entendido uno, tampoco se ha entendido el otro. Son las dos caras de la moneda del amor en plenitud, son dos modos casi iguales de hacer de la vida una entrega plena.

\r\n

¿Qué le lleva a  interesarse por el matrimonio?\r\nSi fuese posible señalar ‘la’ necesidad en nuestro mundo, me atrevería a afirmar que la necesidad por excelencia es la de una mayor presencia de amor. Sí, vivimos un grito a veces desesperado que clama por recibir amor. Hemos hecho de Occidente sociedades ricas en cosas, y pobres en humanidad. El matrimonio y la familia son -les corresponde ser- los lugares por excelencia en los que se genera amor, el lugar donde aprendemos a ser buenos, o mejor, el lugar en el que nos hacemos buenos. No cabe duda de que la deshumanización y la carencia de amor en nuestra sociedad es consecuencia de la crisis que vive el matrimonio y la familia. Si enferman otras realidades, qué se le va a hacer. Pero el matrimonio no puede enfermar, porque si enferma el matrimonio la sociedad muere.

\r\n

Lo subtitula: Esa misteriosa unión ¿Porqué?\r\nQuizá se debería pedir explicaciones a quien negase que el matrimonio es algo misterioso. Pero ya que me lo preguntas por afirmar que es un misterio, te diré lo siguiente: hay que tener cuidado con las preguntas. Hay preguntas que tienen trampa. Por ejemplo: si te pregunto cuánto pesa el color verde de esa pared, te pongo en un aprieto. Si me preguntas el porqué de algo que es un misterio, es decir, si me pides que dé razones a una realidad misteriosa, me pones en un aprieto. Quiero decir, el misterio no tiene porqués. El misterio se presencia, se intuye, se descubre, se acoge, se desentraña… Y el libro quiere acompañar a adoptar esta actitud ante el matrimonio.

\r\n

¿Cuales son las claves para vivir maravillosamente el matrimonio?\r\n¡Buf! No creo en los recetarios. Además, no hay dos matrimonios iguales. Creo en el misterio del matrimonio, y creo en que es posible ayudar a entrar en él con una actitud y disposiciones adecuadas. Si por claves entiendes actitudes válidas, me atrevería a señalar: respeto y cuidado por esta nueva criatura que uno crea al casarse, permitirle crecer, cuidarlo cuando enferma, disfrutar de su singularidad, dejarme enseñar por el misterio, convencerse de que es  posible culminar el proyecto, reirse de casi todo, valorar respetuosamente las dificultades, ser ‘fans’ del cónyuge elegido… Y los cristianos, la disposición a imitar a Cristo en su unión con la Iglesia, buscar a Dios en el otro, querer que el amor de Dios llegue al otro a través de mí, creer que es posible porque se me da el Espíritu de Dios…

\r\n

No sé, te he dicho desordenadamente algunas, las que me han venido a la cabeza.

\r\n

El libro explica el matrimonio por el método del caso ¿Qué es? Y ¿porqué ese método?\r\nEs un método que se aplica en prestigiosas escuelas de negocios. Se buscan verdades a partir del estudio de casos concretos ocurridos. Aquí he querido fijarme en algunos casos: Antoine de Saint-Exupery y su mujer Consuelo, Fabiola y Balduino, las mujeres de Sabina, Eloisa y Abelardo, J.S. Bach y su mujer Ana Magdalena… Me parece que cuando tenemos que entrar en zonas misteriosas, la experiencia es un acceso cómodo y para todos.

\r\n

Por ejemplo, que la libertad se encuentra en los vínculos; razonar filosóficamente esta paradoja es complicado; ahora bien, si uno lo ve en la vida del autor del Principito, resulta mucho más sencillo. Saint-Exupery es una persona libertina que llega a descubrir que la independencia no le hace libre sino todo lo contrario; es entonces cuando escribe El principito como una carta de arrepentimiento a su mujer… Dicen que una imagen dice más que mil palabras; pues eso, un caso puede evitar mil razonamientos.

\r\n

Pero esto no es un libro de “recetas”, ¿sirven los recetarios en esto del matrimonio?\r\nPienso que no. Los recetarios sirven para cocinar… y no siempre: hace falta un sentido especial, un arte, una gracia, un feeling… que nunca puede darlo una receta. Las recetas sirven para las actividades técnicas, pero no para las actividades humanas. Al matrimonio le sirven la libertad y el amor.

\r\n

Los recetarios resuelven problemas y dan seguridad. Sin embargo, cuando cambien una variable del problema me quedo desconcertado y sin saber actuar. Por otro lado, la seguridad de lo que se puede y no se puede hacer, de la respuesta aprendida de memoria, ¿no es posible que en muchos casos esculpa vidas resignadas, en lugar de espíritus libres y conscientes, capaces de contagiar y crear una nueva cultura?

\r\n

En este libro he querido poner sobre la mesa las verdades cristianas acerca del matrimonio, las nociones para que cada uno pueda decidir a lo cristiano: ¡con libertad!

\r\n

Hay algunas cuestiones curiosas en este libro como por ejemplo el diccionario o las costumbres…(Enumerar algunas)\r\nHe querido facilitar los conocimientos elementales para que uno pueda desenvolverse. El diccionario contiene palabras del derecho canónico que tienen que ver con el matrimonio. Son pocas, pero a veces las empleamos sin saber muy bien qué quieren decir. Consentimiento, impotencia y esterilidad, nulidad y disolución, separación y divorcio, requisitos para la validez, impedimentos dirimentes, defectos de consentimiento que hacen nulo el matrimonio, causas de ilicitud del matrimonio…

\r\n

Respecto a las costumbres, recojo unas cuantas. Conocer su origen y sentido, ayudan a que sean más expresivas y menos espectáculo, más sinceras y menos formales. Por ejemplo, el color del traje de la novia. Actualmente visten de blanco. Gracias a Dios, a partir del siglo VI abandonamos la costumbre romana de que la novia vistiese de amarillo para vestir de blanco, aunque no se universaliza la costumbre hasta el siglo XVIII. El blanco simboliza pureza, virginidad. En Oriente es más común el rojo y el dorado.

\r\n

En el libro aparecen algunas parejas o personajes conocidos  ¿Por qué los ha elegido? (Hablar tan solo de alguno de ellos)\r\nUna vez había escogido los temas que iba a tratar, busqué las personas que podrían ilustrarlos. Por ejemplo, cuando me planteé dedicar un capítulo a la igualdad dentro del matrimonio, me asaltó el recuerdo de Juan Sebastian Bach y su mujer Ana Magdalena. Esta pareja vive un mutuo y libre sometimiento bellísimo, una espiral de entrega que los hacía cada día más finos. Es bonito entrar en esas intimidades. ¡Y se aprende!

\r\n

¿A qué matrimonios regalaría su libro?\r\n¡A todos! Los cursos prematrimoniales creo que pueden encontrar una buena ayuda en este texto, y en ellos he pensado, como en las parejas de novios cristianos, para que sepan de qué hablan cuando planean casarse ‘por la iglesia’. Pero también a los nóveles en la vida matrimonial, para que puedan disfrutar del inmenso fondo, misterio y significación del matrimonio cristiano. Sí, es un libro que quiere hacer disfrutar leyéndolo -por las personas que encontrará en sus páginas-, y hacer disfrutar más con el matrimonio a los que lo tienen a la vista o ya lo viven.

\r\n

¿El matrimonio se descubre o se fabrica?\r\n¡Qué buena cuestión! Llevamos un siglo tratando de rediseñar el matrimonio, de hacerlo a la medida del hombre moderno, quitando lo que nos molesta y abultando lo que nos agrada… y el resultado ha sido nefasto. Pienso que estamos cerca de que se admita, mayoritariamente, que el matrimonio se descubre, que tiene su propio ADN: me dejo enseñar y modelar mi vida amorosa por él; de lo contrario, seré un conejo de indias de mis propios antojos.

\r\n

Esta cuestión se plantea en un capítulo en el que es Joaquín Sabina quien lo muestra. No cuento más para no destripar el libro.

\r\n

¿Qué significa que sea un sacramento?\r\n¡Caramba! ¡Como para contestarte en dos líneas! Balduino y Fabiola son quienes afrontan esta cuestión en uno de los capítulos. Telegráficamente, son dos significados. El matrimonio o boda es un sacramento, uno de los siete, aunque un poco peculiar, ya que no es constituido por Jesucristo -como los otros seis-. Jesucristo no lo instituye pues el matrimonio pertenece al orden de la creación, no al de la redención. Jesucristo, únicamente lo restituye.

\r\n

Por otro lado, es sacramento el matrimonio vivido, cada una de sus horas y de sus minutos. Es sacramento porque la vida de los casados está llamada a ser un signo a través del cual se vea cómo es Dios.

\r\n

El papel del sacerdote en el matrimonio. ¿Cómo puede intervenir en él colaborando y ayudando?\r\nPara empezar, ayudándoles a prepararse. El Partido Conservador de Gran Bretaña pidió un estudio para mejorar la sociedad y el matrimonio. Las conclusiones del estudio daban cuatro pautas. Una de ellas sugería expresamente que los cursos de preparación al matrimonio fueran más cuidados y extensos.

\r\n

En segundo lugar, como testigo cualificado en el momento del matrimonio.

\r\n

En tercer lugar, viviendo bien su celibato; celebrando la misa de tal modo que los matrimonios encuentren en ella el libro que les enseñe a tratarse entre ellos; ofreciéndoles dirección espiritual y confesión que les permita rectificar y volver a empezar tantas y tantas veces.

\r\n

Quiero terminar con cuatro palabras: ¡gracias por la entrevista!

\r\n\r\n

\r\n

Volver a la descripción general de la obra