Nadar contra corriente – Un aperitivo del contenido

Nadar contra corrienteEn su opinión, ¿existe una guerra justa?\r\nEsto es un gran problema. En la preparación del Cate- cismo había dos problemas: la pena de muerte y la guerra justa eran los temas más debatidos. Es un discurso que ahora se hace concreto en el caso de las respuestas de los americanos. También podemos hacer referencia a otro ejemplo, el de Polonia, que se defendió contra Hitler. Diría que no se puede excluir…

\r\n

¿Qué es el castigo en la lógica de Dios?\r\nDios no nos hace el mal; eso iría contra la esencia de Dios, que no quiere el mal. Pero la consecuencia interior del pecado es que un día sentiremos los efectos inherentes al mal. No es Dios quien nos impone algún mal para curarnos, pero Dios nos deja, por así decirlo, a la lógica de nuestra acción y, dejado a esta lógica de nuestra acción, resultamos ya castigados por la esencia de nuestro mal. En nuestro mal está implícito también…

\r\n

¿Qué es la magia?\r\nEs el uso de fuerzas aparentemente misteriosas que sirven para obtener un dominio sobre la realidad física y también psicológica. Es decir, el intento de instrumentalizar las potencias sobrenaturales para el propio disfrute. A través de la magia se sale de la esfera de la racionalidad y del uso de fuerzas físicas aprehendidas gracias a la ciencia. Se va buscando —y a veces se encuentra— una manera de apropiarse de la realidad con la ayuda de fuerzas desconocidas. Puede que en muchos casos sea todo una trampa, pero también puede ocurrir que por medio de elementos que se alejan de la racionalidad se pueda acceder a un cierto dominio de la realidad.

\r\n

Veinte años en la Congregación que coinciden prácticamente con los veinte años de pontificado de Juan Pablo II: sus recuerdos más fuertes…\r\nLos recuerdos más fuertes están unidos a los encuentros con el Papa en los grandes viajes; después, al gran drama de la teología de la liberación, donde hemos buscado el camino justo; y luego, todo el empeño ecuménico del Santo Padre, esta búsqueda de una gran apertura de la Iglesia en la que al mismo tiempo no pierda su identidad. Los encuentros normales con el Papa son tal vez la experiencia más bella, porque aquí se habla de corazón a corazón y vemos…

\r\n

¿Podría ahora describirse a sí mismo? ¿Cómo se ve usted?\r\nEs imposible un autorretrato; es difícil juzgarse a uno mismo. Sólo puedo decir que vengo de una familia muy sencilla, muy humilde, y por ello no me siento mucho cardenal, me siento un hombre sencillo. En Alemania vivo en un pequeño pueblo con personas que trabajan en la agricultura, en el artesanado, y allí me encuentro en mi ambiente. También busco ser así en mi función; si lo logro, es algo que yo no puedo juzgar. Recuerdo siempre…

\r\n

En las polémicas contra la Iglesia, las cuestiones relativas a la sexualidad y al libre albedrío moral reaparecen una y otra vez. ¿A qué se debe esta incomprensión entre el mundo moderno y la Iglesia?\r\nAquí llegamos a la visión individualista del hombre. Nuestra época glorifica el cuerpo y sus placeres, exalta la libertad sexual, pero piensa que todo eso tiene que ver más con la esfera de la biología que con la psicología. Se establece una sutil separación entre lo biológico, lo corporal —factores que se sustraen a la responsabilidad espiritual, dado que se relegan al orden de la naturaleza— y el ser humano como tal. Desde el momento en que se considera la sexualidad como un fenómeno puramente biológico, deja de tener sentido una moral sexual.

\r\n

La cultura contemporánea afirma…\r\nExisten fronteras delicadas, como la cuestión del crucifijo en las escuelas. Hay una tendencia, que considero banal, a afirmar que es símbolo de amor universal y que por este motivo no puede fastidiar a nadie. En realidad, es, ante todo, la señal de un Dios y de una religión. ¿No es comprensible que haya quien afirme que no pueda existir una única señal impuesta?

\r\n

Depende de las situaciones históricas. Hay países que no tuvieron una presencia cristiana; por este motivo, es lógico que no acepten ese símbolo, ya que no contiene ex- presiones ni de la herencia ni de la orientación moral común. Yo pienso que…

\r\n

En el escenario actual, todo Occidente irrumpe contra el islam. ¿Cómo debería enfrentarse a eso el catolicismo?\r\nEn primer lugar, el islam es multiforme, no se puede reducir su existencia sólo al área terrorista o a la moderada. En él conviven diversas interpretaciones: sunitas…

\r\n

Hay profesores de seminario del País Vasco que llegan a justificar el terrorismo de ETA o no lo condenan tajantemente. Parece ser que hay conexiones entre estos sacerdotes y la teología de la liberación. Se habla incluso de una Iglesia indígena vasca. ¿Qué decisiones se pueden tomar al respecto?\r\nEn este caso se aplica simplemente lo que la Congregación para la Doctrina de la Fe dijo entre los años 1984 [instrucción «Libertatis nuntius»] y 1986 [instrucción «Libertatis conscientia»] sobre la teología de la liberación. Ciertamente, el cristianismo se relaciona con la libertad, pero la verdadera libertad no es una libertad política. La política tiene su autonomía…

\r\n

Volver a la descripción general de la obra