¿Sigue Dios vivo?

MANGLANO CASTELLARY, JOSÉ PEDRO.

ISBN: 9788433013651
Editorial: Desclée De Brouwer Colección: Preguntas
Disponibilidad: INMEDIATA EAN: 9788433013651 PVP: 6.50 € Precio sin IVA: 6.25 €
Páginas: 120
Encuadernación: rústica

COMPRAR LIBRO ››

Siglos atrás, cuando el mundo presentaba tantos interrogantes, tantas experiencias inaccesibles al conocimiento del hombre y a la ciencia, se acudía a Dios con el abandono propio de quien se sabe impotente y sin recursos. Parece que no quedaba otro remedio a los hombres de entonces.

Hoy las cosas han cambiado. La ciencia y la técnica han alcanzado un excelente desarrollo, que lleva a que el hombre se sienta seguro y poderoso en este mundo que cada día somete a sus planes con mayor habilidad. Recurrir a Dios ya no parece tan necesario; incluso, para muchos, ya no es necesario en absoluto. Parece que Dios esta de sobra. El mundo nos lo explicarnos nosotros solos, y lo dominamos casi absolutamente; algo hay que todavía se nos escapa, pero tenemos la certeza de que algún día también lo someteremos bajo la bota de nuestra ciencia.

En un mundo así, parece que Dios no hace ninguna falta. Él, que parecía el protagonista de tantas cosas que la ciencia nos ha explicado, para muchos no es más que el recurso de los débiles. Y surge la pregunta: ¿Sigue vivo Dios?

En este libro tratamos de mostrar la vida de Dios: sus ojos siguen mirando, su poder creador es actual, su boca continúa hablando, sus oídos todavía escuchan, su sonrisa y su dolor son vivos y acompañan la vida de cada hombre, su amor es el que nos mantiene, el mal no es un fallo de su creación.

El libro se ha hecho con base en cientos de preguntas realizadas por gente joven—estudiantes del colegio Ayalde en su mayoría, a quienes va dedicado este trabajo como señal de agradecimiento- preguntas que fueron agrupadas temáticamente, y contestadas siguiendo un orden que da el argumento a cada capítulo.

Estamos esperamos que estas páginas en respuesta a los interrogantes acerca del Dios Padre con corazón de madre que están hoy en la calle, y sirvan para creer con más entereza en el amor del Dios vivo y misericordioso del que nos habló Jesucristo.

Share This